lunes, 7 de junio de 2010

La sabiduría de la experiencia

A pesar de la historia de las civilizaciones, no parece que aprendamos demasiado de ella. Ahí siguen las guerras y los mismos errores cometidos una y otra vez.
Pero si algo llama mi atención es la dirección que ha tomado la sociedad actual con respecto a nuestros mayores.

En la mayoría de las culturas, los ancianos han sido siempre venerados y han sido una parte muy importante de la sociedad. Poseedores de la experiencia y con una visión amplia han sido los consejeros, los mandatarios, los sabios.

En la familia también tiene un papel muy especial y necesario, aparentemente abandonado hoy debido al modo de vida actual.

Por un lado a los más mayores se les dificulta el acceso a puestos de trabajo, despreciando su experiencia por un sueldo mas barato a un joven inexperto, mientras por otro se quiere alargar la jubilación cada vez mas.

Esto también provoca el desequilibrio familiar, donde los dos padres necesitan trabajar para mantener a una familia que en la mayoría de los casos no cuenta con los abuelos, quienes cuidaban, mimaban y enseñaban a los menores que están hoy en casa o en la calle desatendidos.

Vivimos para trabajar y olvidamos lo realmente importante. Vivir.

Si queremos un nuevo comportamiento humano global, hay que empezar por la zona social más pequeña, la familia.

Recuperemos lo esencial. Recuperemos los valores.
Publicar un comentario