domingo, 13 de junio de 2010

El silencio de los corderos

Desde que nacemos nos preparan para tener una personalidad determinada.
Lo que es bueno y malo
Lo que es deseable o no...

Tenemos deseos de tener lo que otros tienen, incluido sus comportamientos.
Tener una mujer bonita, un trabajo bien remunerado una casa, niños, un perro...

¿Todos queremos lo mismo? ¿Necesitamos todos lo mismo?

Vivimos de espaldas al mundo, a la naturaleza y sentimos una continua desazón de que nos falta algo.

Pasamos por esta vida como corderos al matadero, nos adoctrinan de pequeños con temores y miedos, nos enseñan lo que se espera de nosotros.
Crean usuarios adictos a cosas que compramos con nuestros sueldos, que no nos permiten hacer lo que realmente queremos.

¿Cuando fue la última vez que estuviste sol@, a gusto contigo mism@ sin necesitar a nadie?
¿Cuanto que no estás con quien o donde realmente desearías estar?
¿Sabes de las mareas, de la luna y sus ciclos?
¿Cuando te alejaste lo suficiente de la luz como para ver el firmamento?

El negocio lo hace el pastor que apacienta a los corderos, y sus perros impiden que salgas de la manada
.
La mayoría vive y muere en el mismo lugar, perdiéndose las maravillas que hay en todas partes.

Dijo J.M. Serrat (Cantautor):  A USTED


"¿No le gustaría ser capaz de renunciar a todas sus pertenencias,
y ganar la libertad y el tiempo que pierde en defenderlas...?"



Publicar un comentario