viernes, 4 de junio de 2010

Escuela, despensa y doble cerrojo a la tumba del Cid

Se acuñó esta frase a Joaquín Costa que siempre he echo mía.
Abaratamiento de los productos imprescindibles de alimentación y una política cultural exenta de manipulaciones partidistas y de calidad, puesto que la valía la otorga las personas y sus hechos.

Lejos de solucionar el caciquismo,  las 80.000 familias que dirigen la Nación al margen de las leyes que rigen para los demás es una "casta" cerrada que descarga el peso del trabajo  sobre el resto del pueblo al que supuestamente le votó para su defensa.

Depende de cada uno de nosotros el permitir esta situación. Solo disponemos de la posibilidad del voto. deberíamos ser mucho más consciente en la importancia de este derecho para expresar, de una forma clara y contundente, nuestras decisiones.

Votar arbitrariamente, porque es lo que vota mi familia, o porque me cae mejor fulano que mengano, es muy triste.

Tomen muy en serio su participación, voten en libertad pero con conciencia.
Infórmense antes de tomar una decisión.
¿Cree que la persona que va a votar va a solucionar sus problemas?

Cada voto no meditado es un gran perjuicio para todos.
No votar por ir a la cualquier sitio también.
Si no cree que ninguno de los presentados a candidatura son merecedores de su confianza, hágalo saber (voto en blanco)
Y si lo cree, exija el cumplimiento de sus promesas.

45 millones de personas trabajan para que 80 mil vivan muy bien
Trabajemos para vivir todos dignamente y acabemos con las diferencias en la justicia.
Publicar un comentario