lunes, 28 de noviembre de 2011

Nunca llegarás al final del arcoiris

Todo quiere conducirnos a ser buenos. Nuestros padres y tutores, nuestra educación, la filosofía, las religiones.
Nos enseñan el buen camino, señalándolo con la zapatilla, la vara, la ley y los diversos infiernos.

Unos mas que otros lo creen de forma lógica y lo aplicamos de la mejor forma que nos es posible.

Seguir el buen camino es penoso, porque nos autolimitamos desde la conciencia y rehusamos  utilizar las armas que otros empuñan porque no lo siguen. No es fácil ser fieles a nuestras propias promesas.

Este esfuerzo no está encaminado a ser "cobrado" en otra vida. se trata de la misma vida en si y con el tiempo tenemos la sensación de que estamos solos o aislados de otros como nosotros. Nos parece cada vez mas inútiles nuestros esfuerzo, los de toda una vida y te abruma la duda.

Los problemas sociales no podemos resolverlos solos.
En todos está esa imagen de ser un grano de arena llevado por el viento de allá para acá sin control.

Si sigues creyendo que la opción que escogiste es la más acertada, sabes que necesitas a otros en quien apoyarte y hacer que las voces se oigan. Para que esto ocurra hay que participar,  no puedes ser un espectador de tu vida.

Si, ahora mismo no hay nada al final del arcoiris, es solo un espejismo, una fabula, una quimera, porque no hay nadie construyendo allí.

El final del arcoiris es un sueño limpio, un gran espacio en el que todo está por hacer. agrégate y empecemos a hacerlo realidad. Construyamos allí donde no hay nada y convirtamos la utopía en la realidad de mañana.

Participa en la creación del estatuto de humanos V. 2.0
Publicar un comentario