jueves, 3 de marzo de 2011

Sindicatos vs corrupción

Está clarísimo, si todos opináramos igual, nadie actuaría de otro modo.
El principio del sindicalismo es la unión, en este caso, de los trabajadores, para protegerse de los abusos o desmanes de los empresarios.

Los empresarios son ricos, no precisamente por ser tontos, pero tampoco por tener el mejor corazón.
Su beneficio no es solo el producto que vende, sino los ahorros de lo que les cueste su producción.
Uno de los mayores costes son los empleados y los bienes que necesitan para hacer su trabajo, que como no, el trabajador se convierte en cliente forzoso y ayuda a aumentar las arcas del empleador, contra más, mejor.

Los empresarios esgrimen que los trabajadores son unos vagos caraduras que se escaquean en cuanto pueden y que no producen lo que les cuesta su sueldo. (Fíjense en las empresas de muy alta rotación de personal y verán que negocio)

Los banqueros son el centro de atención que lo liga todo, da prestamos con facilidades con lo que aseguran una necesidad que utilizan las empresas y una reinversión constante a costa de tu trabajo o de tus bienes.

La cuestión es que la mayoría es el débil que sufre necesidades y una minoría quien gobierna a todos

Quienes gobiernan aprueban leyes sobre educación para proveer mano de obra barata ¿O no son culpables de la situación de nuestros jóvenes y el gran fracaso escolar?

Los sindicatos se inspiran en el coste en vidas y sacrificio que hicieron los trabajadores antaño, cuando nada tenían y nada perdían.

Hoy vivimos una realidad distinta, casi a nadie le importa la política (excepto el grupo cerrado e interesado)
Tenemos un medio de transporte que abonar para ir a trabajar o moverse, que requiere de otros múltiples servicios, impuestos, seguros, itv, mantenimiento, aparcamiento...TV de plasma con DVD o quizá Blu-ray, teléfono móvil y una serie de cachivaches que se  quedan antiguos antes de desgastarse lo mas mínimo.

¿Y con personas así, quieren los sindicatos que cierren filas? La hipoteca y la familia comen todos los días. La credibilidad de los representantes vendidos o impuestos por las empresas nada van a hacer.

Cuando se instauraron los sindicatos, no existía Internet ni la telefonía móvil, pero siguen con las mismas estructuras ¿Cuando van a empezar a ganarse el sueldo que pagan  quienes representan si saben esto y no hacen nada por cambiar?

Ser trabajador y no tener sindicato es una estupidez tan grande como tenerlo, Nadie te va a ayudar, ni tu vas a ayudar a nadie

Créanme con cuanto dolor escribo esta última frase, pero la empírica es lo que es.
Los humanoides son egoístas y no comprenden el valor de grupo ni de moral.

¡Venga! atrévanse a rebatirlo, a demostrar que lo que digo no es cierto sin ocultarse bajo el anonimato.
Demuestrenme que no somos así, que no tengo razón...Se lo agradecería mucho.
Ojalá este equivocado.
Publicar un comentario