sábado, 20 de diciembre de 2014

La empresa o locura más grande.



Como quienes se declaran alcohólicos orgullosos en su lucha contra sus demonios, yo grito ¡Soy un indignado! solo que es un mal de difícil cura porque el remedio no está en mis manos, sino en la de todos y no me refiero a que todos tengamos el remedio sino que se necesitan a todos para ponerlo.

Mi socorrido cantautor J.M Serrat nos recuerda en una de sus canciones, que las compañías nos modelan y por eso es importante escoger  "lo mejor de cada casa"

Quizás por eso tengo pocos amigos, un puñado de ellos de los que sentirse partícipe de una raza o especie.


Un médico al que considero amigo a pesar de la distancia que su código deontológico obliga, me dijo en cierta ocasión cuando hablamos sobre esa indignación, que no está en mis manos cambiar el mundo entero, y que debería canalizar mi esfuerzo en algo que exista la posibilidad de alcanzar.

Bien, no voy a ser el salvador del mundo. Tampoco pasaba por mi cabeza ser un superheroe ni busco reconocimiento universal.


Ayer nos reunimos unos amigos. El placer hizo, que esa amargura común, compartida fuese mas llevadera. Si encontrásemos los suficientes de esa calidad humana, existiría una posibilidad de cambia el mundo, sin partir de la violencia como histórica, repetitiva y estúpidamente se ha hecho.

Encontré en sus corazones el mismo dolor que en el mío y diferentes soluciones para sobrellevarlo, todas válidas, personales e intransferibles.

Durante la conversación, salió la frase "La historia la escriben los vencedores"
y nuevamente recuerdo cómo quise mejorar el mundo, con una realidad casi palpable tanto como el muro de la imposibilidad que lo impide.

Una educación única, universal supervisada por eruditos en sus materias (insobornables), la mejor educación posible al alcance de todos, sin restricciones.


No cambiaría nada mas. No sueño con descubrir soluciones energéticas, médicas ni el modo de alimentar todas las bocas. Ahí se acaba mi sueño, en el que no intervengo más que en el deseo de que un día, alguien realmente pueda encontrar el modo de lograrlo.

Después de eso, todo lo demás llegará, no solo, sino de la mano de todos.

Cuando la Humanidad se de cuenta que toda unida, solo es una parte de este planeta azul, donde todo está y debe estar conectado.

Restar, divide. Sumar multiplica.
Publicar un comentario