lunes, 23 de abril de 2012

Schoendoerffer - Dien Bien Fu -1954

Pierre Schoendoerffer murió en el hospital Percy de Clamart, hace algunas semanas. El cámara que con 24 años, saltó en paracaidas con otros voluntarios en una ridícula misión sin solución. En el último reducto de la Indochina francesa, en Dien Bien Fu, donde finalmente, fue capturado y encerrado en penosas circunstancias dos años. Al salir, fama, libros y películas.

Muy considerado por muchos, asistieron a su entierro con honores militares el gran mundo comercial, militares, políticos, cineastas y literatos.

En torno a este personaje, junto al humo de sus cigarros, flotaban las palabras heroísmo, camaradas, lealtad, honor y sacrificio en torno a el y su obra.

Hacer comentarios que no sean en pro van ha estar muy mal vistos pero...

No dudo del talento como escritor y cineasta con el que se granjeó el respeto del mundo literario e incluso un oscar a una de sus películas, pero mirándolo fríamente, vivió una vida de un hecho muy poco loable. ¿Es defendible el imperialismo? Claro que no. No es cultura y civilización lo que se lleva sino el saqueo de los bienes de un pueblo y su sumisión. Así han sido todas.
Que peleara por los intereses de su país en la actual vietnam, no me parece honorable. El gobierno Francés sabía de la imposibilidad de ganar aquella guerra y permitió el sufrimiento y la muerte de muchas personas.
Después de su encierro, el relato de lo acaecido dio mas lectura de la estupidez humana, con muy buena letra e imágenes que algún dinero le haría ganar.

Cuando se habla del inconveniente de la apología del terrorismo, guerras, intereses creados y dinero se me diluyen los límites que me han tratado de imponer con cierto éxito.

Creo que el Honor se debe dejar para cosas honorables y hay poco o nada en una guerra.
Creo que camarada no se debe confundir con secuaz por una definición del bien y el mal un tanto controvertida.
Creo que la lealtad debe ofrecerse a las personas en si y no a patrias u otras formas de distanciar la humanidad de los intereses de algunos.
Creo que el valor se debe demostrar en mantenerse en lo positivo y nunca en el daño ajeno.
Creo que el sacrificio es el esfuerzo por ayudar y nunca en causar daño a otros.

Yace pues, liberado según sus propias palabras de haber sobrevivido a muchos camaradas.
Algunos llorarán su muerte, yo seguiré llorando por la insensatez humana y de las pocas ganas de evolución en ese nuevo paso hacia una conciencia social que nos libere del ostracismo del egoísmo.



Publicar un comentario