martes, 24 de mayo de 2011

El espiritu de la colmena

Varias personas con buen tino, me han hecho observar con suficiente profundidad sobre un aspecto sociológico de los humanos, cuanto menos, llamativo.

De por si y a pesar de un individualismo tan integrado como diferenciador, el hombre necesita de los demás  en una particular manera de entender una unidad superior en la sociedad.

Si lo comparamos con las sociedades mas evolucionadas en este aspecto, como las hormigas y las abejas... la individualidad pierde valor ante la comunidad. El hecho discutible sería pues esta perdida de valor con un valor tan intrínseco para nosotros, pues las ideas mas radicales surgen de individualismos mas que de sociedades.

Por otro lado encontramos otros sistemas de agrupación en que todos tienen un mismo valor con jerarquías más o menos consolidadas, dependiendo en muchos casos del lugar línea de la pirámide alimenticia en la que se encuentren y por tanto de sus necesidades más básicas, como el alimento y la seguridad.

Para una mayoría parece que la asociación solo es válida si se obtiene un beneficio personal mayor o una responsabilidad menor.

Para otros se trata de obtener una situación de privilegio o poder no solo para obtener un beneficio propio sino de otros beneficios asociados a una situación preferente.

Los modelos de sociedad no se han modificado en la misma línea que otros procesos evolutivos, poniendo en duda que el homo sapiens tenga un avance cognoscitivo sino solo una especialización en su destreza para crear utensilios y los procesos cerebrales asociados.

Seguimos en la época de las cavernas prácticamente en el modelo social, solo que ahora debemos compartir el "mamut" con otras personas que dicen trabajar para nosotros pero sin personarse ni compartir los peligros ni los esfuerzos en una ilusión de mejora social de la que cada vez somos menos partícipes.

Si cree que este no es su caso y que puede aportar algo más que lo que espera recibir, puede intentar llevarlo acabo siempre que no deje en entredicho la gestión o los beneficios de quienes tienen el poder.
La sorpresa, si esta es posible, está asegurada.

Publicar un comentario