domingo, 13 de febrero de 2011

Represión y libertad

Represión. Solo su mención da una sensación de negatividad
Libertad suena mas próxima a antirepresión, a poder hacer lo que se quiera.

Desde el momento que argumentamos un derecho, tenemos un deber y es donde la línea entre libertad y libertinaje se pierde.

Cuando se habla de la libertad de expresión, existen ciertas acotaciones, como las que impulsen al auto sufrimiento o la incitación a hacerlo a terceros.

Todo tiene un límite, la mayoría de ellos expuestos en las leyes penales, donde el poder, el gobierno, ejerce la represión por la fuerza política o física ante la vulneración de dichos límites.
¿Pero que pasa cuando el poder no protege las libertades vulneradas por quienes rebasan el límite?

Este es el punto donde creo que nos encontramos. Venimos de un sistema político represivo y a nadie le gusta ser tildado de menoscabar las libertades.
Al parecer, políticamente es una patata caliente que nadie quiere.
Estamos en un estado de derecho, con igualdad de condiciones, pero ¿Entendemos este concepto todos?
Tener la misma libertad que otro no justifica la acción ilegal o abusiva que termine menoscabando los derechos de los demás.

Tengo la sensación que mis derechos no están siendo defendidos dada la equívoca sensación de que todos somos iguales. Posiblemente ante la justicia si, pero en conciencia y propósito, de ninguna manera.

¿Porque al vivir en un país democrático, la represión positiva, la represión que condena las transgresiones se vuelve tan inconsistente?

Se da por hecho que el ciudadano en general es buen observador de las normas, pero hay un hecho irrefutable y es que no tenemos conciencia cívica y el egoísmo impera, pisoteando las libertades ajenas mientras la justicia, mas ciega ahora que nunca, permite un estado de degeneración del sentido de bienestar social.

Personalmente no podría explicar ni una sola muerte producida en una guerra, pero tampoco comprendo la falta de respeto de los que lo hicieron, morir, en aras de la libertad que actualmente poseemos.
¿Es la decadencia de nuestra sociedad?
¿Volverán héroes y villanos a enfrentarse cuando la pasividad de al traste con la libertad?
Bienvenida sea la represión para los antisociales.
Publicar un comentario