lunes, 25 de marzo de 2013

España,una democracia anticonstitucional

Decir que España es un país libre y que su gobierno se basa en una democracia es mucho decir si observamos los acontecimientos y releemos la constitución.

A parte de el grave problema de la corrupción, vemos con alarma como la justicia da una apariencia, de esas que son la antesala de la demostración de lo que todo el mundo sabe, pero no puede denunciar, de una manipulación política en contra del interés ciudadano.

La guerra emprendida contra el Juez Garzón, y las incoherencias del juicio de el caso Bárcenas parecen apuntar a la manipulación del poder judicial más allá del beneficio de intereses partidistas, sino de ocultación de delitos.

en su artículo nº 1 de la Constitución Española de 1978 dice que la justicia defiende la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. 

¿Porque razón los gobiernos "promueven o colocan" a jueces afines a sus causa?
¿No debería ser un organismo absolutamente independiente?
¿No es esto contrario al principio de imparcialidad?

El caso Bárcenas está siendo controlado por el juez Pablo Ruz quien parece tirar balones fuera e intenta que no se le escape de las manos por las nuevas pruevas que el juez Javier Gómez Bermúdez tiene y que pretende investigar.
¿No está el principio de independencia y de contradicción en entredicho?

No es la crispación de los ciudadanos lo que causa el daño, son los políticos corruptos, las mentiras, los engaños, las manipulaciones quien lo hace.

El principio de inamovilidad contrasta con como se dilata el caso del juez Garzón

El principio de responsabilidad ¿Donde queda ante este agujero creado por unos pocos enriquecidos amoralmente e impunes mientras se exige con firmeza a los defraudados, al pueblo, que abandonen sus casas en beneficio de entidades por contratos absolutamente abusivos?.

Es Vox Populi que la justicia no es igual para todos y eso es muy peligroso, porque si no nos ayuda la justicia ¿Quien la hará?




Publicar un comentario