miércoles, 14 de marzo de 2012

Crisis ¿que crisis?

Mientras La hacienda pública rebusca entre los despistes, los errores y algún que otro pillo para recaudar, olvidan los 752 millones que los clubes de fútbol deben.

Podemos recortar más las pensiones, mal pagar a los bomberos y recortar en la salud pública, pero tenemos un fútbol de élite mundial.

El estado no quiere meterse a resolver la deuda, porque temen que el opio del pueblo se agote y empiecen a pensar si los futbolistas vendrán a apagar el fuego de sus casas o si operarán a sus hijos.

Mirad la sociedad y cuales son sus preferencias. Todos salen a la calle si ganan una copa. como si ellos mismos fuesen los que metieron ese gol decisivo. Olvidando la miseria mileurista, vitorean a quienes costó cientos de millones contratarlos, muchos de esos euros salen de sus propios bolsillos.

Pero si se trata de recordar a quienes votaron, por qué promesas lo hicieron, para decirles que así, no. Entonces nadie sale, nadie vocifera.

Ahora podrán despedirte por ponerte enfermo durante nueve días en dos meses, posiblemente por la falta de asistencia, por los recortes, aunque sea la primera vez en 40 años que pase y te encuentres en esa lista de paro que crece al mismo son que las bolsas de los bancos crecen, sin ayudas, por los recortes...

Pero mientras te desahucian de tu casa por impago, siempre podrás ver en el bar el partido, y recordar qué votó la mayoría trabajadora y la madre que los parió.
Publicar un comentario