martes, 28 de diciembre de 2010

El desencanto y la razón.

Era de prever el desencanto de los votantes.
La coyuntura no podía ser peor y los actos, que después de todo es lo que queda, lo que permanece, es ese sabor a política obrera corrupta, que ha oxidado, más si cabe, los derechos de la mayoría de los ciudadanos en beneficio de unos pocos.

Les recuerdo que no milito en ningún partido que exista.

Cuando no se tiene alternativas, no se vota a ningún partido, pero se ejerce ese derecho, ese deber que tenemos de votar. Se vota en blanco.

Votar en blanco quiere decir que no se está conforme y que no se siente representado.

¿Cuantos votantes del anterior tripartito, cambiaron su voto por el elegido actualmente?

¿Realmente creen que un partido que ya ha sido puesto y destituido va a hacerlo ahora mejor?. Espero que si, pero no lo creo.

¿Ha votado Vd. a conciencia plena?

Mientras tanto, seguiré buscando a un líder que se tome la vida de los demás en serio y se ponga a trabajar, en cosas que perduren y demuestren ese paso, o el mérito de continuar si puede mantener la pureza con la transparencia necesaria para evitar la corrupción.

¿No le gustaría poder ver lo que se paga con SU dinero, el dinero de TODOS. No a grandes rasgos, sino factura a factura, donde se diga quien,  a quien y porqué?

¿No le gustaría que al llegar a la ventanilla le atiendan de modo eficaz y correcto, sin prepotencia, sin la posibilidad de ejercer poder alguno, más que el realizar su trabajo y alcanzar los objetivos marcados como cualquier trabajador?

Todo el mundo sabe y bromea sobre el típico tópico del "vuelva usted mañana", "Es en la otra ventanilla", "Ha salido a almorzar...", "yo no puedo hacer nada..."

Por supuesto no todos los funcionarios son así, faltaría mas, los hay y muy buenos y con todo el dolor de su corazón, hacen lo que les mandan, que no es lo que el quisiera hacer.

Otros, realmente cumplen con su cometido y más

¿Es usted funcionario y se atreve a dar porcentajes de las tres posibilidades?

Mientras el sistema tenga inmunidad y se use en beneficio propio, siempre estará corrupto.

¿Alguien sabe de una persona honrada, que trabaje por un sueldo digno (no excesivo) y ponga todo en el escaparate público, sin cortinas, sin trastienda, sin engaños.

No dejen de darme sus señas, porque yo votaré por esa persona.

Hasta entonces, no votaré alternativamente a los partidos de siempre que ya nos han defraudado más de una vez.

Con un farol, durante el día, buscaré un hombre (honrado) como Diógenes, seguiré buscando pues aun no lo he hallado.
Publicar un comentario