lunes, 23 de agosto de 2010

Realidad o ficción

En el seno de la familia, en la escuela y la religión dominante, nos muestra un modelo de persona-patrón al que debemos seguir para ser aceptados en la comunidad.

Así esperan niños obedientes, limpios, cuidadosos,buenos estudiantes y poco egoístas.

De los adultos, que sean trabajadores incansables, sufridos, callados y eficientes, porque la recompensa no pasará desapercibida por nuestros empleadores.

Después nos hablan de derechos y deberes, que la justicia es igual para todos, como la democracia. Que los políticos son honestos y que solo les impulsa el interés de la ciudadanía
Que el trabajo dignifica y que todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario.

Cediste el asiento del autobús, y ahora ves a tu alrededor que casi nadie lo hace.
Los camioneros ya no encienden el intermitente para ayudarte a adelantar.
La normativa del Stop parece haber cambiado de parar a párate tu.

Los empresarios no están interesados por nadie ni nada mas que sus propios intereses.
En la bolsa del erario público hay tantas manos, que sorprende que exista.

Los atropellos de quienes ostentan el poder y las grandes empresas son invisibles gracias a un sistema controlado en beneficio propio.
¿Pagaremos durante toda la vida por un seguro que no cobraremos?

La nobleza, la bondad, la honestidad, son cárceles que nos mantienen indefensos.

¿No hay remedio a la impunidad creciente, no solo de dirigentes sino de la mayoría desengañada que opta por extralimitarse todo cuanto puedan porque eso es lo que hacen los demás?
¿Queremos que se imponga de nuevo la ley del mas fuerte?

¿Volveremos a las cavernas o nos extinguiremos?
La filosofía es ¿Realidad o ficción?

Yo solo no puedo cambiar el mundo evidentemente.
¿Nadie mas tiene la necesidad de decir ¡Basta ya!?


Si estás interesad@ en debatir estas cuestiones, haz un comentario o envía un Email a:

noland.politicamenteincorrecto@gmail.com o pulsando en el icono 
Publicar un comentario