domingo, 1 de enero de 2017

Año nuevo...



1 Enero 2017
Las calles estaban desiertas a primera hora. Los que tenemos perro y conciencia del compromiso que supone, sabemos que ellos no diferencian este de cualquier otro día.

Durante el paseo matutino pensaba en la diferencia entre ayer, 31 de diciembre y hoy. Los buenos deseos para este año, las posibilidades, los retos...
Esperamos que este año se cumplan las expectativas que no lo hicieron antes, que cambien las cosas, que cesen las guerras, que descienda el paro y que nuestros bolsillos tengan un respiro.

Durante el mes anterior, la televisión saturaba de viejas películas de cuentos de navidad para revivir el sueño de una realidad impuesta absurdamente falsa, entre publicidad de centros comerciales y productos que prometen la felicidad a cambio de unas monedas.

durante la celebración del fin de año, un hombre mata a 39 personas y deja 69 heridos, los conflictos no cesan y esperamos que alguien haga algo, impotentes -pensaba mientras esquivaba la ingente cantidad de desperdicios generada solo en la última noche.

Mientras tanto, el perro hacía lo que hacen los perros.  ¡Vivir el momento!

Se ocupa de sus cosas y no espera que nadie lo haga por el. Solo hace lo que puede y no se preocupa del resto. No es necesario si vives en armonía con el resto de la naturaleza.

Su cariño es absoluto y sincero, en una vida sencilla y una ley estándar igual para todos los animales excepto a los Humanos a los que se adaptan.

Cuando hablamos de "una vida de perros" ¿realmente somos conscientes de como es una vida humana?

Mientras volvíamos a casa, el nuevo año pasó a ser el nuevo día, las cosas más sencillas y puse mi humanidad en el mismo lugar que el resto de animales.

"Ojalá fuésemos civilizados como los animales"

Carpe díem.





Publicar un comentario